Swipe to the right

Claves en la crianza de becerros: del nacimiento al destete

 Claves en la crianza de becerros: del nacimiento al destete
Escrito por Club Ganadero MSD Hace 2 meses 182 Vistas

Todos

Se ha estimado que hasta el 50% de la mortalidad ocurre durante las primeras semanas de vida, de ahí que la crianza de becerras lactantes sea tan importante, ya que cuando reciben los cuidados adecuados tendrán una menor incidencia de enfermedades que las lleven a la muerte.

 

Criar animales sanos es el primer paso para tener reemplazos que se conviertan en vacas de alta producción y que permanezcan durante el tiempo necesario en el hato. Mientras que para los productores de carne esto incrementa de manera considerable la eficiencia y el rendimiento.

 

Las prácticas que se llevan a cabo en este periodo se centran en proporcionar las instalaciones correctas, una nutrición óptima, la vacunación y el diagnóstico temprano de enfermedades, las cuales, promueven la prevención de padecimientos, además de un crecimiento y desarrollo ideal.

 

A continuación, te mostramos una serie de principios básicos que te ayudarán a llevar a cabo una crianza exitosa en tu unidad productiva.


 

Consumo adecuado de calostro

El consumo de calostro es de suma importancia para la crianza de becerros recién nacidos, debido a que contiene anticuerpos que le dan la inmunidad necesaria para combatir enfermedades, además de que contiene nutrientes y energía necesarios para su crecimiento.

 

Para asegurarse que las crías reciban un suministro adecuado de calostro es necesario que este sea recolectado lo más higiénico posible, limpiando y desinfectando los pezones de la vaca antes de recolectarlo y almacenarlo en recipientes previamente sanitizados para su consumo o refrigeración lo más pronto posible, evitando que permanezca a la intemperie por periodos prolongados.

 

La cantidad también es fundamental, se recomienda alimentar con un 10 a 12% de su peso corporal (3 a 4 litros), con una concentración de IgG (Inmunoglobulina G) igual o mayor a 50 mg/ml, dentro de las primeras 2 horas después del parto. Durante los 3 días siguientes se recomienda alimentarlos con leche de transición.


 

Alojamiento adecuado e higiénico 

La falta de comodidad aumenta la demanda de energía y el estrés, lo que da como resultado un rendimiento y una respuesta inmunitaria reducidos. Por lo tanto, es crucial que se les proporcione un buen alojamiento, el cual debe tener el espacio suficiente para que puedan moverse, ponerse de pie o acostarse.

 

Se les proveerá de instalaciones con buena ventilación y libres de humedad, además de suministrar camas de paja limpias, secas y abundantes. Para evitar enfermedades se recomienda asear y desinfectar los albergues antes de ingresar a los animales.

 

Los becerros se alojarán individualmente hasta el destete, esto permite observar su comportamiento, estado de salud y consumo de alimento. Después de este tiempo se pueden agrupar en corrales de 6 a 8 becerros de edad similar, evitando mezclar individuos con más de 3 semanas de diferencia, ya que esto promueve la competencia.


 

Alimentación apropiada

Durante las primeras semanas de vida, la capacidad de las crías para convertir el alimento en crecimiento es muy eficiente, es por eso que la nutrición es esencial durante esta etapa, puesto que incrementa la productividad y el rendimiento a corto y largo plazo.

 

El alimento debe satisfacer sus necesidades nutricionales para un desarrollo óptimo. A partir de los 4 días de edad podrán consumir leche entera o sustitutos de leche, 2 veces al día, con una ingesta del 10 al 15% de su peso, misma que proveerá los nutrientes y energía necesarios para sus primeras semanas de vida.

 

Aunado a esto, proporcionar pequeñas cantidades de alimento iniciador durante los primeros 7 días de vida ayuda a asegurar una transición exitosa. La ingesta incrementará a partir de las 2 semanas, no olvides reemplazar la comida que no fue consumida diariamente, recuerda que en esta etapa no se alimenta con forraje.

 

Además, es necesario proporcionar agua a libre acceso, así como reemplazarla todos los días para evitar la deshidratación, promover el consumo de alimento concentrado y estimular el crecimiento y desarrollo del rumen.

 

La edad de destete varía de las 8 a 10 semanas, esto en función de las estrategias de alimentación y la ingesta diaria de materia seca, que durante este tiempo se espera sea de 1 a 1.5% de su peso corporal. Dicho proceso deberá hacerse de manera gradual para evitar complicaciones digestivas en los animales.


 

Monitoreo del crecimiento

Efectuar la medición de la tasa de crecimiento proporciona a los ganaderos una herramienta útil para identificar becerros enfermos o con bajo rendimiento, lo cual ayuda a tomar medidas de manera oportuna. Además, brinda información necesaria para medir el desempeño productivo y de manera indirecta se puede estimar la conversión alimenticia.

 

Se recomienda hacer este procedimiento al nacer, al destete, a las 12 semanas y a los 4 y 6 meses de edad, para obtener resultados confiables o minimizar las variaciones se pesará con el mismo instrumento en todas las ocasiones.

 

Esta valoración no debe desestimarse en la crianza de becerras para reemplazo, puesto que es la mejor manera de evaluar el desarrollo general, muscular y esquelético.


 

Vacunación

El riesgo de morbilidad en los becerros durante este periodo es muy alto y la protección que brinda el consumo de calostro es temporal, por ello se recomienda la aplicación de vacunas que proveerán la protección necesaria para la prevención de enfermedades.

 

Se aconseja aplicar Nasalgen® IP a partir del primer día de edad para protegerlos contra la rinotraqueítis infecciosa bovina (IBR) y parainfluenza bovina tipo 3 (PI3), con un refuerzo a los 6 meses o al destete.

 

Además, la vacunación temprana incrementa la capacidad de respuesta a los patógenos a los que se encontrarán expuestos durante el destete, es decir, reduce la posibilidad de que situaciones estresantes como la movilización, la exposición a condiciones climáticas adversas y el cambio de dieta comprometa su eficacia.

 

Por ello, a los 3 meses de vida se deberá administrar Bovilis® Vista Once SQ para protegerlos contra la rinotraqueítis infecciosa bovina (IBR), parainfluenza bovina tipo 3 (PI3), la diarrea viral bovina (DVB), el virus sincitial respiratorio bovino (BRSV) y la pasteurelosis causada por Mannheimia haemolytica y Pasteurella multocida.

 

Asimismo, la aplicación de Bovilis® Visión 8 Somnus previo al manejo, los protegerá de 7 tipos de clostridios e histophilus somni, además de considerar un refuerzo 3 o 4 semanas posteriores a la primera inmunización.


 

Revisiones periódicas del estado de salud 

Es necesario monitorear cuidadosamente a cada uno de los becerros diariamente, pues la identificación temprana de enfermedades ayudará a reducir el impacto que tendrá en el animal y reducirá la propagación a otros individuos susceptibles.

 

Observa signos de enfermedad como secreciones en nariz y boca, diarrea, depresión, inapetencia o inactividad, aísla a los animales de inmediato y llama a tu Médico Veterinario, él se encargará de revisar y administrar los tratamientos necesarios.

 

No olvides llevar un registro detallado de los procedimientos de manejo realizados, que comprenda vacunas, desparasitaciones, diagnósticos y medicamentos administrados, ya que es vital para llevar un seguimiento de la incidencia de padecimientos y tomar medidas de prevención a tiempo.


 

Estas recomendaciones para la crianza de becerros recién nacidos te permitirán determinar estrategias eficaces y tomar las decisiones oportunas para incrementar al máximo la productividad y economía de tu unidad productiva. ¿Qué esperas para implementarlas en tu hato?

 

Si quieres aprender más sobre este tema, descarga nuestro ebook gratuito, o bien, contáctanos para recibir asistencia técnica especializada.

 

 

Para reportes de eventos adversos por favor contactar a farmacovet@merck.com

Copyright © 2022 Merck & Co., Inc., Rahway, NJ, USA and its affiliates. All rights reserved.


 

Bibliografía

AHDB. (2020). Calf Management. Agriculture and Horticulture Development Board, University of London Royal Veterinary College and MSD Animal Health.

Amaral-Phillips, D. M., Scharko, P. B., Johns, J. T. & Franklin, S. (2017). Feeding and Managing Baby Calves from Birth to 3 Months of Age. University of Kentucky. Cooperative Extension Service, ASC-161.

Jenkins, K. J., & Vander Ley, B. L. (2017). Health and Management of the Nursing Calf. University of Nebraska–Lincoln Extension, G2293.

Lorenz, I., Earley, B., Gilmore, J., Hogan, I., Kennedy, E., & More, S. J. (2011). Calf health from birth to weaning. III. housing and management of calf pneumonia. Irish veterinary journal, 64(1), 14.

Lorenz, I., Mee, J. F., Earley, B., & More, S. J. (2011). Calf health from birth to weaning. I. General aspects of disease prevention. Irish veterinary journal, 64(1), 10.

NFACC. (2019). Code of Practice for the Care and Handling of Dairy Cattle. The National Farm Animal Care Council.

NRM. (2019). Calf Rearing Guide. Recuperado el 10 de junio de 2022, de https://nrm.co.nz/products/calf/

Palczynski, L. J., Bleach, E., Brennan, M. L., & Robinson, P. A. (2020). Appropriate Dairy Calf Feeding from Birth to Weaning: "It's an Investment for the Future". Animals : an open access journal from MDPI, 10(1), 116.

Oliveira, M. X. S., & Stone, A. E. (2018). Dairy Calf Management: From Birth to Weaning. Mississippi State University Extension Service, 3274.

Lorenz, I. (2021). Calf health from birth to weaning - an update. Irish veterinary journal, 74(1), 5.


 

Registro de los productos

Nasalgen® IP Reg. SAGARPA B-0273-220

Bovilis® Vista Once SQ Reg. SAGARPA B-0273-192

Bovilis® Visión 8 Somnus Reg. SAGARPA B-0273-174

Para reportes de eventos adversos por favor contactar a farmacovet@merck.com


Copyright

Copyright © 2022 Merck & Co., Inc., Rahway, NJ, USA and its affiliates. All rights reserved.


crianza de becerros
Compartir